"Para mi Nacional es todo”

Día del Abuelo: primera entrega de la serie de reportajes con abuelos socios de Nacional en el marco de la campaña junto a la Sociedad Uruguaya de Gerontología y Geriatría 

Lunes, 19 Junio 2017
"Para mi Nacional es todo”
AB_01_01
AB_01_03
AB_01_05
AB_01_06
AB_01_07
AB_01_09
AB_01_10

El vínculo entre Olga Petraglia y Nacional viene desde hace largo tiempo. Sus primeros recuerdos del Club son de su niñez, cuando su padre -el gran artífice de su amor por estos colores- la llevaba a ver a las formativas del Bolso. La rutina de los fines de semana estaba teñida de rojo, blanco y azul: de mañana, al Gran Parque Central a ver los partidos de las juveniles, almuerzo en familia y por la tarde iban al Estadio Centenario a ver a Nacional, acompañados también por su abuelo.

Fue en el Centenario donde Olga se hizo socia del Club por primera vez. Tenía 14 años y había ido a ver un partido del tricolor en tren desde su barrio Goes. “Mi papá me dijo: ‘¿Te querés hacer socia?’ Y yo le dije que sí, ¡loca de la vida!”, recuerda, con emoción, sentada en su butaca de la tribuna José María Delgado.  

Hoy Olga tiene 76 años y en el 2016 fue homenajeada por su 50° aniversario como socia de la institución. En todo este tiempo, ha visto a cientos de jugadores pasar por el Club y varios de ellos la marcaron. “Vi lo último de Atilio García, a Ambrois, Artime, Mamelli a Santamaría”, cuenta Olga. Más acá en el tiempo, sus ídolos son Hugo de León, “Sosita”, el Chino Recoba y del actual plantel siente un aprecio especial por el capitán Diego Polenta.

“Yo voy a todas las canchas”, asegura, y recuerda lo que le pasaba en su niñez: “Papá decía ‘no podemos ir’ y yo ya me ponía de trompa. Y ahora me pasa lo mismo. No fuí contra Defensor y sufrí horrible”. No importa el clima ni la edad, Olga siempre está ahí con su querido Nacional. Desde que reinauguró el Gran Parque Central es butaquista de la Delgado, pero desde hace tiempo no se sienta en ella por cábala. No es la única que tiene, pero sí la única que comparte; las demás se las guarda, no sea cosa que vaya a perjudicar al club de sus amores.

“Acá somos una familia. Hace 10 años que venimos”, dice sobre las butaquistas con los que ha compartido muchas tardes viendo al tricolor. “No me importa endeudarme, la butaca es sagrada y hago mucho sacrificio para poderla pagar. Pero no importa. Es mi pasión. Yo no voy a cine, no voy a teatro, no voy a ningún lado. Nacional y nada más”, dice con orgullo.

Desde su butaca vio debutar a Luis Suárez, Nicolás Lodeiro y otros varios jugadores de la Cantera Inagotable. También vio crecer al Gran Parque Central, un lugar que aprecia mucho y reconoce como su casa. Además, vio grandes partidos de Nacional, pero al preguntarle cuál fue el que más la marcó no duda al responder: “el clásico del Chino”. “Cuando metió el gol (de tiro libre en el último minuto) me puse a llorar”, cuenta Olga.

También guarda enormes recuerdos de las tres finales de Copa Libertadores ganadas por los albos. En la primera fue al aeropuerto en cachila a esperar a los jugadores. En la segunda fue más lejos y viajó a Porto Alegre en el mismo ómnibus que lo hicieron las familias de los jugadores. En los 70 años que lleva junto a Nacional ha coleccionado “muchos recuerdos lindos” y ha sido testigo los años más gloriosos del Club.

Nacional ha marcado a fuego la vida de Olga y ella lo ha devuelto siendo incondicional. Recuerda que una de las primeras cosas que le preguntó a su marido fue de qué cuadro era: “Y era de Nacional, porque sino volaba”, cuenta entre risas. El tema llegó cuando fue abuela y uno de sus nietos le confesó que era hincha del rival de todas las horas. “Te voy a querer igual -le respondió Olga-, lo único que te pido es que no te pongas nada de Peñarol mientras la abuela viva”. Por ahora, el nieto cumple.

Con los años Olga se ha convertido en un personaje reconocido de la Delgado, siempre envuelta en su bandera conmemorativa del centenario del Bolso. En ella, guarda con cariño la firma de Artime, un tanto desteñida después de casi dos décadas. Eso si, lo que ni el tiempo ha podido desgastar es su sentimiento hacia Nacional: “Es el amor de mi vida, es mi pasión. Para mi Nacional es todo”.


La persona mayor tiene los mismos derechos humanos y libertades fundamentales que otras personas, incluido el de no verse sometida a discriminación fundada en la edad ni a ningún tipo de violencia. Y también tiene derecho, a medida que envejece, a seguir disfrutando de una vida plena, independiente y autónoma, con salud, seguridad, integración y participación activa en las esferas económica, social, cultural y política de sus sociedades.

Nuestro objetivo debe ser estimular y promover el Envejecimiento Activo y Saludable, que es el proceso de aprovechar al máximo las oportunidades para tener un bienestar físico, psíquico y social durante toda la vida, así como extender la calidad y esperanza de vida a edades avanzadas. 

 

 

  • Umbro BlancoUmbro Blanco
  • Antel BlancoAntel Blanco
  • Redpagos BlancoRedpagos Blanco
  • Nissan BlancoNissan Blanco
  • BBVABBVA
  • TurilTuril
  • NativaNativa
  • Bolso ShopBolso Shop
  • Suat BlancoSuat Blanco
  • Espanola BLANCOEspanola BLANCO
  • GatoradeGatorade
  • Uruguay NaturalUruguay Natural